ACTUALIDADCULTURAL Y LITERARIA

6 Zambas con gusto a Poesía

Hoy 7 de abril, gran parte del mundo folclórico festeja como marca la tradición el Día de la Zamba, un género que se aleja de la picardía del gato, la energía de la chacarera, la alegría del escondido y el chamame y la pena de la vidala, para marcar un camino distinto hacia el alma del poeta de campo.

Para festejar este día compartimos con vos solo algunas de las zambas argentinos en cuyos versos se puede encontrar la simpleza de la poesía más pura.

Luna Tucumana

Si existe una canción bella por excelencia es “Luna Tucumana”, sus versos se han convertido con el paso de los años en un himno tucumano y prácticamente en un emblema provincial. Si bien la autoría es de Atahualpa, esta canción es parte de la esencia norteña, y son cientos las bandas y artistas que la incluyen en sus repertorios

Yo no le canto a la luna
Porque alumbra, nada más
Le canto porque ella sabe
De mi largo caminar
Le canto porque ella sabe
De mi largo caminar

Ay, lunita tucumana
Tamborcito calchaquí
Compañera de los gauchos
Por las sendas del Tafí
Compañera de los gauchos
Por las sendas del Tafí

Perdida en las cerrazones
¿Quién sabe, viditay, por dónde andaré?
Mas cuando salga la luna, cantaré, cantaré
A mi Tucumán querido, cantaré, cantaré

Con esperanza o con pena
En los campos de Acheral
Yo he visto a la luna buena
Besando el cañaveral
Yo he visto a la luna buena
Besando el cañaveral

En algo nos parecemos
Luna de la soledad
Yo voy andando y cantando
Que es mi modo de alumbrar
Yo voy andando y cantando
Que es mi modo de alumbrar

Perdida en las cerrazones
¿Quién sabe, viditay, por dónde andaré?
Mas cuando salga la luna, cantaré, cantaré
A mi Tucumán querido, cantaré, cantaré

Zamba de mi Esperanza

Luis H. Morales, es sólo un seudónimo. El verdadero nombre del autor de la zamba más famosa del folcklore argentino, es Luis H. Profili. Nació en San Martín, Provincia de Mendoza, en el año 1.906. Murió en 1.975.Hijo de italianos, siguiendo el oficio de su padre, Alfredo Profili, Luis se convirtió en un destacado empresario de la construcción

Zamba de mi esperanza
Amanecida como un querer
Sueño, sueño del alma
Que a veces muere sin florecer
Zamba, a ti te canto
Porque tu canto derrama amor
Caricia de tu pañuelo
Que va envolviendo mi corazón

Estrella, tu que miraste
Tu que escuchaste mi parecer
Estrella, deja que cante
Deja que quiera como yo se
Estrella, deja que cante
Deja que quiera como yo se
El tiempo que va pasando
Como la vida no vuelve mas
El tiempo me va matando
Y tu cariño sera, sera
Hundido en horizontes
Soy polvadera que al viento va
Zamba, ya no me dejes
Yo sin tu canto no vivo mas

Zamba de mi esperanza
Amanecida como un querer
Sueño, sueño del alma
Que a veces muere sin florecer

Zamba, a ti te canto
Porque tu canto derrama amor
Caricia de tu pañuelo
Que va envolviendo mi corazon

Estrella, tu que miraste
Tu que escuchaste mi padecer
Estrella, deja que cante
Deja que quiera como yo se
Estrella, deja que cante
Deja que quiera como yo se

El tiempo que va pasando
Como la vida no vuelve más
El tiempo me va marcando
Y tu cariño sera, sera
Hundido en horizontes
Soy polvadera que al viento va
Zamba, ya no me dejes
Yo sin tu canto no vivo mas

Jazmín de Luna

Compuesta por Alberto Oviedo (Junín, Buenos AiresArgentina, 1953 – ibídem, 11 de febrero de 2014) fue un cantautor y guitarrista folclórico argentino de una amplia trayectoria.

Por esas calles del amor llegaste a mí
Era verano y tu piel estaba en flor
Jazmín de luna llevaba tu pelo
Ardía en tus ojos la noche de enero
Y tu vida estalló en mi vida
Corazón sediento, vacío de amor

Y, poco a poco, fui perdiéndome en tu piel
La serpentina de tu boca me atrapó
Como un fantasma, cruzaba los días
Dejándolo todo por sentirte mía
Y en el claro perfil de tu nombre
Aprendió mi sangre a nombrar el amor

Te vi llorar
Te oí gritar mi nombre enamorada
Y fue tu voz una caliente puñalada
Que me quemó en el adiós porque te amaba
Y en tu boca de azúcar quemada
Se fue para siempre mi sueño de amor

Celeste diosa del amor, yo te creí
Con tu sonrisa y tu cara angelical
Pero es que el cielo también tiene espinas
Con fulgor de ángel, con temblor de niña
Y tu vida estalló en mi vida
Corazón sediento, vacío de amor

Nos prometimos luchar juntos hasta el fin
Y a tu egoísmo no pudiste resistir
Al primer golpe, abriste las alas
Y volaste lejos más allá del alba
Y tu vida se llevó mi vida
Trenzada en el vuelo de tu desamor

Te vi llorar
Te oí gritar mi nombre enamorada
Y fue tu voz una caliente puñalada
Que me quemó en el adiós porque te amaba
Y en tu boca de azúcar quemada
Se fue para siempre mi sueño de amor

Si llega a ser Tucumana

Si llega a ser tucumana, compuesta junto a Cuchi Leguizamón, es una de las zambas más conocidas de “Perecito”. En varias ocasiones, Leguizamón aseguró que la escribieron pensando en una amiga tucumana radicada en París; por otro lado hay quienes dicen que está dedicada a Mercedes Sosa.

Si la cintura es un junco
y la boca es colorada,
si son los ojos retintos
esa moza es tucumana

Si es dulce como esa niña
y airosa cuando la bailan,
si te gana el corazón
esa zamba es tucumana

Y si la moza y la zamba
llegan a ser tucumanas,
ahógate en el agua bendita
que ya ni el diablo te salva

Si es redondita y jugosa
lo mismo que una naranja,
si es noche cerrada el pelo
esa moza es tucumana

Si las sombras del pañuelo
le va anudando distancias,
si te consuela y te miente
esa zamba es tucumana

Zamba para decir adiós

Rodolfo Giménez nació en General Madariaga, provincia de Buenos Aires, el 21 de junio de 1941. En 1968 adoptó el nombre artístico ‘Argentino Luna’ con el que se identificaría para siempre, cuando registró una obra por primera vez, su “Zamba para decir adiós”

Olvida niña que un día
Te di promesa de amor
Entonces, yo no sabía
Este destino cantor
Entonces, yo no sabía
Perdona, este destino cantor

Te amé, no puedes negarlo
Conmigo te llevaré
Hecha recuerdo en mi canto
En zambas te nombraré
Hecha recuerdo en mi canto
Mi cielo, en zambas te nombraré

Cuando recuerdes la zamba
Que esta noche te canté
Abrazado a mi guitarra
Solo recuerdo seré
No llores niña, no quiero
Perdona, otra promesa no haré
No llores niña, no quiero
Verte esta noche llorar
Quisiera pero no puedo
Todo este fuego apagar
Quisiera pero no puedo
Mi vida, todo este fuego apagar

Tú tienes otro destino
Naciste para querer
Yo voy por otro camino
Ya no me puedo volver
Yo voy por otro camino
Cantando, ya no me puedo volver

Cuando recuerdes la zamba
Que esta noche te canté
Abrazado a mi guitarra
Solo recuerdo seré
No llores niña, no quiero
Perdona, otra promesa no haré

Mujer y Amiga

Escrita por “Tiano” Figueroa Reyes quien escribió la letra inspirado en su esposa, quien murió a temprana edad

Déjame soñar contigo en esta noche
Quiero yo encender luceros en el cielo
Para grabar tu nombre en cada estrella
Para gritar lo mucho que te quiero

Cuando llegue el día, hallarte aquí a mi lado
Déjame soñarlo, sé que esto no es cierto
Porque lo cierto apenas son instantes
Vivir de sueños es lo verdadero

Dulce paloma de mi alma
Sueño que se hizo realidad
Mía por siempre, solo mía
(Mujer niña y amiga)
(Mía por siempre, solo mía)
(Mujer niña y amiga)

Son tantos recuerdos que llevo conmigo
Esas quietas tardes que íbamos al río
Para mirarnos sin decirnos nada
Para querernos con nuestras miradas

No hay amor más grande, que el que yo te he dado
Ni hay hombre que te ame, como yo te he amado
Yo soy tan tuyo como tú eres mía
Y ni la muerte habrá de separarnos

Dulce paloma de mi alma
Sueño que se hizo realidad
Mía por siempre solo mía
(Mujer niña y amiga)
(Mía por siempre solo mía)
(Mujer niña y amiga)
Botón volver arriba
error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar