ACTUALIDAD

El monóxido de carbono y sus peligros

Alrededor de 250 personas mueren a causa de intoxicación con monóxido de carbono por año en nuestro país. Las precauciones y los recaudos a tomar.

Con la llegada del frío aumentan los casos de intoxicación por monóxido de carbono, más aún ante la presencia de una ola polar que se hace sentir en la zona centro norte de nuestro país. Este “enemigo invisible” se ha convertido en una problemática que genera más de 200 muertes cada año en Argentina registrando , en promedio, un caso cada 44 horas, sobre todo en los hogares más vulnerables.

El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro, inflamable y altamente tóxico, que se produce cuando se queman materiales combustibles como gas, gasolina, kerosene, carbón, petróleo, o madera. En invierno, son usuales los accidentes cuando no hay correctas instalaciones de calefacción y se encienden estufas u hornallas de la cocina o braseros y salamandras en ambientes cerrados. ¿Cómo evitar la intoxicación?

El monóxido de carbono es la combustión completa de material orgánico, esto quiere decir que un termotanque o una estufa eléctrica no van a dar una intoxicación por monóxido de carbono, para eso tiene que haber combustión, tiene que haber fuego, con una salida deficiente al exterior de los gases que son tóxicos, por eso se produce la intoxicación: cuando la combustión es incompleta, cuando la llama no es azul enteramente como tiene que serlo, hay una combustión que está funcionando mal y esto hace que se produzca un gas que no tiene olor ni color, con el que uno pueda identificarlo. Se identifica a partir de los síntomas”, detalla la médica toxicóloga Silvia Cortes

Los posible síntomas que se pueden manifestar ante su inhalación son: dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, acompañados de cansancio. También puede provocar letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y hasta convulsiones o un estado de coma. Una vez respirada una cantidad bastante grande de monóxido de carbono la única forma de sobrevivir es respirando oxígeno puro.

Qué hacer para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono:

  • Verificar que la llama de los artefactos sea azul. Si es de otro color (amarillo o anaranjado), el aparato funciona en forma defectuosa y produce cantidades anormales de monóxido de carbono. Comunicarse enseguida con un profesional.  
  • Mantener siempre ventilados los ambientes: con una ventana abierta a 5/10 centímetros. 
  • Evitar calefaccionar el ambiente con el horno o las hornallas de la cocina.
  • Intentar en lo posible no instalar el calefón en el baño. Si está allí, asesorarse para reubicarlo.
  • Antes de acostarse, apagar las estufas y sacar los braseros de su casa.
  • Si no son artefactos con tiro balanceado, que se ve que tiene la salida al exterior, deben ser apagadas de noche.
  • Hacer revisar por un gasista matriculado la salida al exterior de calefones y estufas al menos una vez al año.
  • Realizar todas las instalaciones de gas, la colocación de artefactos y su reparación con un gasista matriculado 
  • No encender motores a combustión en lugares cerrados (autos, grupos electrógenos, motosierras, etc.).  
Botón volver arriba
error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar