Argentina Federal: Entre Ríos, tierra de la alegría

Famosa por el brillo de los carnavales, la provincia lleva su nombre en honor a su enclave abrazado por los ríos Uruguay y Paraná.

Los carnavales se viven con un matiz diferente en cada localidad. La magia de sus carrozas y el despliegue artístico de cada comparsa que pisa el «Sambódromo de Gualeguaychú» le ha otorgado el título de «Carnaval del País» consagrando a este pueblo litoraleño, como la casa de uno de los espectáculos teatrales a cielo abierto más grande de todo el país.

La alegría entrerriana también se ve reflejada en eventos como «La fiesta de los disfraces», «la fiesta de la guitarra», «la fiesta del asado con cuero» y otras 114 celebraciones populares que se pueden disfrutar a la largo y ancho de toda la provincia en las cuales jamás ha de faltar una chamarrita.

La vida entrerriana se erigió en base al trabajo ligado al campo y la producción de citrus, favorecido por su temperatura subtropical y las lomadas del relieve. Motivo por el cual, la siesta después de la faena constituye una de las traducciones más arraigadas del hombre campero.

Su gastronomía rica en productos de río, carne ovina y vacuna, tiene como plato tradicional indiscutido el asado con cuero a la estaca. Fuertemente influenciada por la inmigración judía y alemana, la cocina provincial se nutrió de ambas culturas, conjugando sus esencias en platos como el pescado relleno, el chucrut, y el lechón asado o al horno acompañado de un budín de pan semidulce con mucha fruta. El mate, el vino y la cerveza artesanal se comparten casi de forma ritual en las mesas familiares.

La belleza de sus costas y playas, los colores de su carnaval, el olor a carne asada a fuego lento en las estacas, y el silencio de sus siestas, son recuerdos imborrables para todo aquel que haya pisado el terruño de Urquiza.

error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar