Argentina Federal: Santa Fe, cuna de la Bandera, tierra de cereales, «gringos» y gauchada

Su nombre, aún hoy, sigue siendo motivo de discusión entre los historiadores. Algunos afirman que su fundador Juan de Garay, la nombró de esta manera tomando como referencia a la ciudad homónima española, que lleva este nombre en honor a la defensa del Cristianismo y la expulsión de los musulmanes. Otros en cambio, afirman que los reyes se inspiraron en una santa francesa y el conquistador hizo lo propio.

Bañada por «el salado» y el «Paraná», la provincia pasó a la historia nacional por dos hechos trascendentales: un 27 de febrero de 1812 Manuel Belgrano enarbolaba por primera vez la «Celeste y Blanca», en las barrancas de Rosario y a orillas del Paraná. Casi un año después José de San Martín, libraba su única batalla en suelo argentino de la mano de los recién creados Granaderos a Caballo un 3 de febrero de 1813 en el «Combate de San Lorenzo».

Al igual que el resto de las provincias del litoral, Santa Fe está signado por su pasado misionero y su herencia inmigrante. Las huellas de los Jesuítas se hacen presentes en tres monumentos históricos: iglesia de la Merced (1660-1754), la iglesia y cementerio de San Francisco (1680) y la catedral de Santa Fe (1685). Fruto de aquel antaño inmigrante y el mestizaje con la cultura gauchesca, propia del norte de la llanura pampeana, la idiosincrasia santafesina es plural y heterogénea.

El gaucho, quien con el tiempo había logrado imponerse al indio, vio con pesar la llegada de los foráneos a los que bautizo colectivamente como «gringos» dando origen al enunciados «Santa Fe tierra de gringos». De la mano de los inmigrantes, llegaron las grandes plantaciones de trigo y los primeros tambos industriales que cambiaron el paisaje y la fisonomía santafesina.

«El liso» (cerveza artesanal sin pasteurizar), «los carlitos», el alfajor santafesino, la cumbia con melodías que recuerdan al chamamé valseado y delicado, al igual que la eterna disputa entre Colón y Unión se convirtieron con el tiempo en marca registrada del Gran Santa Fe.

La modernidad de Rosario (tercera urbanización más grande del país) se contrapone a la tranquilidad de sus pueblos y colonias. El monumento a la Bandera, el Parque de la Independencia, el Parque España, los riachos del Delta, la fiesta de la agricultura, y del tambo son algunos son atractivos turísticos con los que Santa Fe conquista al visitante.

error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar