BOLIVIA:Camacho coquetea con una candidatura presidencial, mientras ordenan más arrestos contra el MAS

“Si llegara a ser un frente único y hay el consenso de la población, sin duda que vamos a ir, no queremos llegar a perjudicar, queremos ir a ayudar a Bolivia”, anunció el presidente del comité cívico de Santa Cruz en una conferencia de prensa.

Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, los líderes cívicos que encabezaron las protestas y el paro antes de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, recorrieron este martes juntos Potosí como si estuvieran en campaña y coquetearon con la posibilidad de postularse en las próximas elecciones presidenciales, mientras el gobierno de Jeanine Áñez anunció nuevas órdenes de arresto contra líderes del masismo.

Camacho, presidente del comité cívico de Santa Cruz, celebró con la senadora Áñez en el balcón del Palacio Quemado cuando ésta se proclamó presidenta y luego fue recibido como un héroe en su departamento, uno de los tradicionales bastiones opositores a Morales. Dos semanas después, volvió a salir a las calles.

A su lado, el presidente del Comité Cívico de Potosí, Pumari, alimentó también los crecientes rumores sobre su fórmula presidencial con Camacho para las elecciones generales que la Asamblea Legislativa (parlamento) aprobó la semana pasada y Áñez promulgó el domingo.

“Necesitamos que esos políticos entiendan que ya la población está cansada y ha mandado un mensaje de que debe existir renovación en todos los niveles de decisión; ya Bolivia está cansada de los viejos políticos, es hora de que ellos den el ejemplo y den oportunidad a las nuevas generaciones y que, de una vez, haya y exista la transformación estructural de nuestro país en torno a la necesidad básica de desarrollo de todas las regiones”, aseguró Pumari, según el diario local Los Tiempos.

Casi como si respondiera al llamado de los líderes cívicos, que encabezan organizaciones de empresarios y grupos civiles de dos zonas especialmente opositoras a Morales en esta última crisis política, el ex vicepresidente y candidato a la Presidencia en las elecciones anuladas de octubre, Victor Hugo Cárdenas, renunció a su aspiración de llegar al poder.

“Hemos sido candidatos, pasó ese momento, ahora el momento actual exige comprometernos y somos parte de ese proceso de esperanza y unidad; voy a contribuir a ese proceso que expresa la esperanza de los bolivianos”, anunció Cárdenas ante la prensa, según el diario digital La Razón.

Cárdenas sacó apenas un 0,41% de los votos, según el resultado final que anunció el Tribunal Supremo Electoral (TSE), antes que Morales renunciara, asumiera Áñez y se suspendieran los comicios.

Sin embargo, su anuncio demuestra el avance de la figura de Camacho tras la salida de Morales y el lugar poco claro en el que se ubicó el principal candidato opositor de las elecciones de octubre, el ex presidente Carlos Mesa, quien dudó en un principio en apoyar la movilización de Camacho y luego se sumó a último momento, casi al filo de la caída de Morales.

Mientras Camacho coqueteaba con su posible candidatura presidencial, el gobierno de facto anunciaba más órdenes de detención contra dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales y funcionarios de su gobierno.

La canciller, Karen Longaric, informó que comunicaron a la embajada de México que cuatro de las 20 personas que tramitan asilo bajo su custodia tienen órdenes de detención: el ex ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, el ex ministro de Cultura Wilma Alanoca, el ex director de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación Nicolás Laguna y un miembro del TSE, que aún no había sido identificado.

“Han salido órdenes de detención por parte de la Fiscalía para algunos asilados, ya le adelanté algo a la embajadora, hoy me visitará y le haremos conocer formalmente las órdenes de detención que tienen estas personas, entonces, de acuerdo a las reglas que rigen asilo, la embajada ya no puede permitirles salir de ese recinto”, informó Longaric en una entrevista con el canal de noticias de la agencia de noticias Fides.

Poco después, policías con la cara tapada presentaron ante la prensa a Deicy Choque Arnez, una ex candidata a diputada del MAS, que apareció esposada y con un chaleco de balas.

Choque Arnez es acusada de «instigar enfrentamientos que terminaron con muertos» en Montero, una localidad al norte de Santa Cruz de la Sierra.

En paralelo, en la Asamblea Legislativa, uno de los hombres más cercanos a Áñez, el senador y candidato presidencial en las elecciones de octubre Oscar Ortiz, anunció que mañana miércoles aprobarán el reglamento y la convocatoria para los nuevos vocales del TSE, lo que significaría que en 48 deberían ser designados para que asuman de inmediato y convoquen a nuevos comicios.

Si se cumplen todos los plazos, el TSE podría llamar a elecciones en abril, como muy temprano.

error: Agradecemos su interés en compartirlo, pero le solicitamos que lo hagas desde el link original. El Famaillense - Diario Digital