Historia de nuestro pueblo

Historia de Nuestro Pueblo: Antolín Ávila

“Me llamo Eugenio Antolín Ávila, pero la mayoría me conoce como <Genito>” de este modo se presenta en cámara Don Ávila para compartir un poquito de su historia. 

Don “Genito” vive actualmente en Bartolomé Mitre y esquina Larrea, dirección donde antaño tenían lugar los grandes bailables de Famaillá en la década del 60′. Hijo de Pedro Antonio Ávila, más conocido como “Antolín” y Rosa Pascual Marxs de Ávila, lleva su segundo nombre en honor al apodo de su padre. Su ascendencia es española,y el recuerdo de su padre aún perdura entre los más memoriosos “Murió casi a los 95 años. Los cuatros hermanos que eran dos mujeres y dos varones, pasaron de los 90 años, así que yo no sé espero también”.

Trabajó durante mucho tiempo como empleado de comercio, y fue a probar suerte una temporada en Mar de Plata. Aunque hizo buenas migas con los jefes, terminó regresando a nuestro pueblo porque no soportó el desarraigo tucumano. 

Deportista entusiastas en sus años mozos, fue siempre un fiel fanático de Boca Juniors. En su juventud jugaba al fútbol y también practicó lucha libre obteniendo el tercer lugar en el Campeonato Argentino de Lucha del año 1959, con tan solo dos meses de experiencia en esta disciplina. “Algunos de los luchadores famaillense de esa época eran el Negro Bazán, Castaño, los Aguilar. Yo fui uno de los fundadores de aquí del club de lucha que funcionaba en la vieja sede del Club Famaillá. Había casi 90 chicos que practicaban. Salía del trabajo del ingenio y me quedaba con ellos hasta las 00:00 o 1:00 de la madrugada. Después cuando estaba en Tucumán salía a las 18:00 de aquí, allá me enseñaban las tomas. Volvía en el último tren y me quedaba entrenando con los chicos hasta las 2:00 ¡Mira vos el entusiasmo! Eso sí, cuando yo estaba al frente y alguno se portaba mal tenía una semana de suspensión”.

 

Junto a su pasión por los deportes está su cariño por los animales. Así llegó a su vida “Pepe” una particular “mascota” que lo hizo popular en todo el pueblo. “De muy chiquito, de días, lo puse en una jaula y ahí lo crié y se empezó a emplumar de golpe, en unos cuantos días ya estaba con las plumas largas. Era impresionante. Yo nunca había tenido un animal de estos”. 

Se trata de una hembra, sin embargo le quedó el nombre de “Pepe” y es conocido por todos los vecinos de la zona ya que con el paso del tiempo demostró ser un animal muy fiel que acompaña a su dueño a donde vaya. “Me voy al centro y me sigue por entero, parece un perro. Entra al bar, se va a la señora del bar, entra, abre la puerta y está con ella. Es un plato el animal” expresa entre risas Genito. 

Una mascota tan particular ha llamado la atención de propios y ajenos convirtiéndo a Pepe en una curiosidad “Nadie quiere creer, si han venido a filmarlo y todo. En España lo han visto, después que lo filmaron llamó una chica emparentada con un amigo mi mujer diciendo ‘lo he visto a Genito allá”. 

Esta nota fue elaborada íntegramente a partir del Material Audiovisual del Equipo Historia de Nuestro Pueblo. Podés ver el vídeo en su canal de Youtube haciendo click aqui

Botón volver arriba