Historia de nuestro pueblo

Historia de Nuestro Pueblo: Oscar Miguel Yanguez.

Hoy, el protagonista de esta sección es “Don Yanguez” conocido comerciante famaillense.

Don Oscar es el menor de los tres hijos que tuvo el matrimonio de Francisco Yanguez y Mercedes Romano, y hermano de Pedro Yanguez quien en sus años de juventud fue un reconocido deportista de nuestra ciudad que llegó incluso a medirse como director técnico años después. “En la familia, los hermanos, somos tres todos xeneises y de San Martín en eso sí coincidimos” confiesa entre risas Oscar.

Junto a Jorge Palma, Oscar rememora aquellos años de su juventud y la vida de su familia. “Pedro era jugador del club Famailla, goleador. Luego también fue técnico, mi hermano estuvo cuando fue el ascenso del club en Marapas. Mi papá tenía lo que por aquel entonces se llamaba “confitería” en la Bartolomé Mitre 240 y luego la bicicletería.

Más o menos en 1970, por insistencia de un amigo empezó con la librería” cuenta Oscar, rubro al que él se dedica hoy en día. 

Fue don Juanito Isa el encargado de convencer a don Francisco de cambiar de rubro y montar una librería “Don Juanito era alguien que siempre iba a mi casa, y siempre le decía <ponete una librería>, tenía visión. Creo que fue el iniciador de la idea del festival de la empanada aquí en Famaillá. Lo hizo  aquí en la plaza, frente de mi casa yo era chico, no me acuerdo los años”. 

Los inicios de la librería se remontan a 50 años atrás pero recién el año 78 se trasladaron a su icónico local en calle Sarmiento 361 de la que tomó su nombre, aunque popularmente en Famaillá es conocida como “Yanguez”. Su aniversario se festeja en Enero “no recuerdo bien la fecha, pero sé que era en enero porque era después de la fiesta y nos trasladamos. Se llama Sarmiento por mi mamá ella dijo <la calle es Sarmiento y justo coincide con un prócer ligado a la escuela>. Es más conocida por el apellido, la gente de aquí lo conoce como Yanguez, cuando ven el cartel ahí recién se dan cuenta que se llama Sarmiento”. 

Por supuesto que un negocio con tantos años es casi un legado familiar y de esta forma lo ve Óscar, quien comenzó en este rubro en su adolescencia “Yo empecé a los 16 años, ayudando a mi papá. Ahora sigo, con mi mamá aunque yo quiero que ella descanse pero es como que ella se siente inútil si no está. Entonces yo no puedo ir en contra de eso, para alguno de los que puedan pensar <este la tiene a la madre sentada con la edad que tiene> Yo conversé mucho con ella y llegué a la conclusión que al final le hace bien, eso la mantiene viva y activa. Es sentirse útil, es una distracción y estar bien con la mente ocupada en algo” declara en tono distendido Yanguez.

Yo creo que don Juanito le pegó, porque con el tema de la Bicicletería mi viejo era sólo y a veces trabajaba bien en épocas dónde la economía estaba bien y se quedaba hasta las dos de la mañana para terminar los trabajos que tenían y se le acumulaban. Era un trabajo que para una sola persona era bastante. Mis dos hermanos tienen bicicleteria , pero no es lo que era antes con los remiendos aunque ahora hay más bicicletas que antes. No sé, antes era un laburo muy pesado. A mí me empezó a gustar de a poco, en un comienzo no porque yo tenía 16 años.Con el tiempo y hablando con mi papá le tome cariño”.

Para ir Cerrando don Yanguez mira a la cámara y decide despedirse cómo todo buen comerciante, dándole las gracias a los clientes “Quiero agradecer a todos los que nos eligen todos los años, soy un agradecido total”. 

Botón volver arriba