Historia de nuestro pueblo

Historia de Nuestro Pueblo: “Pilo” Ferro

“Me llamó Juan Manuel Ferro y esta es mi historia” así se presenta en cámara “Don Pilo”. 

O

Don “Pilo” es también conocido como “el loco Ferro”  apodo acuñado en sus tiempos de juventud jugaba al fútbol en el Club Famaillá “antes no es como ahora, no había una escuelita de fútbol que entre los seis o siete años ya están jugando. Yo jugué ya teniendo 14 años, empecé a entrenar porque jugábamos en los potreros en las canchas de por ahí”. 

Tal y como él lo relata sus primeros encuentros con una pelota se dieron de manera casual jugando en los potreros para entretenerse “Había un potrero que le decían el ‘potrero de Matias’ era donde hoy es la rotonda en el Barrio San Martín. Ahí ponían la hacienda los Matías para el carneo. Bueno ahí nos entrenábamos y jugábamos. Y resulta que ahí había un muchacho que jugaba en el arco de Famaillá que se llamaba Enrique Medina, le decían ’embudo’ de apodo. Y resulta que ahí, jugando un día me dice el  ‘ che vamo a Famaillá jugamos el domingo yo juego, vamo acompáñame. Le digo ‘no,no te voy a ser sincero no tengo para la entrada’, no te hagas problema me dice, vos pasa conmigo yo soy jugador”.

Llegó al club de su mano “Él ya había hablado con los dirigentes del Club que me iba a llevar a mi pero yo no sabía nada. Cuando llegamos me dicen ‘pase, pase’ pasó yo íbamos caminando y me pone la mano en el hombro. Estábamos ya en la esquina y me acuerdo que había un señor, muy buena persona se llamaba Coco Soria y vivía por acá por la Sarmiento a la salida de Famaillá. Y le dice ‘este es el muchacho que traes vos’ y yo me sorprendo porque no sabía. Y me dice ‘mira yo quiero que vos jugues aquí, probate’. Eran partidos amistosos y yo no sabía qué hacer. Este señor Soria me agarra del brazo y me lleva al vestuario, no, a dónde dan el equipo. Tenía una casa ahí donde estaba el encargado de la utilería y me dicen ‘qué número calzas’ y yo estaba sorprendido y nervioso porque imaginase jugaba en en un potrero y que vaya a jugar a Famaillá… Famaillá antes (no quiero menospreciar a la gente de ahora) era un gran equipo, muy buenos jugadores. Y bueno yo nervioso, el mismo que me había llevado me ayudaba a ponerme el equipo. Me pongo el buzo, toros los arqueros usaban buzo amarillo”. 

Su primer partido fue un amistoso con el clásico rival famaillense: Fronterita “jugaba cuarta y primera. El otro me decía ‘no te pongas nervioso’ y bueno salgo a la cancha yo. Salgo por el túnel, antes era abajo. Ya estaba vestido el muchacho que tenía que jugar, se llamaba Bernabé Morales le decían ‘el mono Morales’ y me dice ‘juga vo te van a probar’ el ya era jugador. Entonces salgo yo jugando medianamente bien. No recuerdo bien si salimos empatados, si hemos ganado o hemos perdido. Pero resulta que yo cuando termina el primer tiempo yo ya me había sacado el buzo y me iba a de la cancha porque decía ‘no puede ser’ porque me sorprendía, en aquel entonces Famaillá tenía cualquier cantidad de hinchas, iban familias, el hijo, la nuera, el suegro, el esposo, toda la familia. Había mucho respeto, alentaban a su equipo pero dentro de lo que corresponde sin insultos, nada de esas cosas”. 

Ganó su primer campeonato con el equipo de sus amores cuando apenas está “Yo tuve la suerte y puedo decir el privilegio de haber estado en el equipo. Bueno, después que hice la prueba yo tenía la edad para jugar en quinta división. Jugué en la quinta y salimos campeones invictos en ese entonces lo organizaba la Asociación Cultural de Fútbol. Jugamos la final en Lastenia, ganamos y todo ese equipo pasó a cuarta división. Estaba yo en el arco, el suplente mío era Pedro Sineli de Elías Pérez. En ese entonces el equipo formaba línea de uno, dos, tres, y cinco. Me acuerdo bien. De la delantera puedo decir que casi todos se fueron de este mundo estaban ‘Titi’ Aguilar (centro) José Alagüi le decían ‘garganta’, Pancho Prat (número 4) de número 5 estaba Ramón Leiva, de número 6 estaba Micucho Zelaya que era de Bartaburu. En la delantera estaban Genito Ávila, Coqui Berrendo, después Veliz Zelaya y el Negro Villarreal, no palito el hermano y Pato Rojas. Ese era el equipo que teníamos”. 

Recordó también la indumentaria de aquella época tan distinta a la actualidad y el cierre de su “Las primeras pelotas que teníamos eran criollitas que eran de cuero, después empezó a salir la espurlianda, después vino una Cerazeto que eran grandes, pesadas, cuando se mojaba las llegabas a cabecear y al hospital. Absorbía todo el agua y se ponía pesada. Los botines eran espurlianda casi todos. Yo terminé mi carrera y tuve la oportunidad de jugar en primera. Ese fue el último año en 1966. Gracias a Dios tuve la suerte de poder decir que compartí con grandes jugadores, Gorduncho, El Negro Herrera, el Negro Cano, Miguel Onlandia, El Negro Gómez, Balvin Ávila, Polaco Medina, Matabal, El Negro Sierra, Antonio Palma, Enrique Herrera, Mario Lobo. De directores técnico lo tuvimos al Turco Sale, y el Masajista era Don Callares. Viajaba con nosotros Don Andrés Gerez, el  tocaba la armónica cuando nosotros salíamos. Viajabamos en camiones y después en colectivo. Entrenábamos martes y jueves y jugábamos el domingo. Yo nunca cuando terminamos de jugar un partido me he acercado a cobrar. En los entrenamientos te decían ‘pasa que hay unos pesos para vos’. Yo nunca dije ‘yo cobro tanto, nunca hubo ese interés de mi parte. Antes el interés no estaba materializado“. 

La presente nota fue redactada en base al material audiovisual producido por el equipo de Historia de Nuestro Pueblo.
Botón volver arriba
P