INFORMACIÓN GENERAL

Los argentinos que no vinieron del mar

Editorial

Ayer el Presidente de la Nación Alberto Fernández pronunció una polémica frase que no solo molesto a nuestros países hermanos, sino también marcó un fuerte retroceso en la construcción de la identidad argentina con todos sus matices, y fue recibida por los Pueblos Originarios como una nueva bofetada a su historia y su lucha.

Tras declaraciones tan lamentables, el mandatario debió salir a pedir disculpas. Sin embargo se mostró más preocupado por congraciarse nuevamente con los de afuera, antes que lamentarse por haber agraviado a esos miles de argentinos que son descendientes de nuestros Pueblos Originarios.

Su manera de expresarse no solo puede ser interpretado como una muestra de  racismo y hasta etnocentrismo sino también demuestra un profundo desconocimiento de la historia de nuestro país, tanto del proceso de conquista y colonización en uno de los más grandes genocidios velados  de la historia de la humanidad, e inclusive del mismo proceso independentista de lo que hoy es la  República.

Tal vez el primer mandatario desconozca la vida existente en esta región de América antes de la Conquista, y en su imaginario vea la Llanura Pampeana o hasta la misma Patagonia despoblada de toda vida, quizá no tenga presente cómo y de qué manera nuestros próceres reforzaron el Ejército Nacional para luchar, contra los Fuerzas Realistas, y tiempo más tarde los despojos territoriales con los que pasado presidentes de la talla de Julio Argentino Roca, pagaron los servicios prestados por los pueblos aborígenes durante la Revolución.

Quizá al igual que Roca, Fernández prefiere negar -ya sea por acción u omisión- la historia que no entiende. El pueblo argentino no puede negar el fuerte influjo de los colonizadores quienes entre otras cosas nos legaron el idioma, como no puede negar la fuerte influencia de la inmigración europea que llegó a nuestras costas escapando de la guerras y la crisis que se vivía del otro lado del mundo. Del mismo modo en que estos legados son innegables, también son irrefutables nuestras raíces prehispánicas heredadas de los Pueblos Originarios, cuya cultura e influjos están presentes en cada índole de la vida diaria del pueblo Argentino.

Desde la Redacción de el diario El Famaillense, nos sumamos al repudio de estas lamentables y por qué no ignorantes palabras del Presidente de la República. Cómo línea editorial sostenemos el respeto y la admiración por la lucha que aún en día llevan a cabo las Comunidades Originarias para que se les respeten activamente sus derechos y cultura. Creemos firmemente que la identidad argentina solo puede ser auténtica en cuanto reconozca las condiciones históricas en las que se formó y por ende valore equitativamente a todos los pueblos que le dieron origen. 

Botón volver arriba
error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar