Noticias de Famaillá

Imputaron a la hija de Carlos Guzmán

Verónica Celeste Guzmán fue acusada por el delito de homicidio simple agravado por el uso de armas de fuego en calidad de instigadora.

La joven se había autoincriminando ayer como la autora intelectual del asesinato de su padre, en una audiencia donde estaba siendo imputado otro hombre.

Este viernes 3 de diciembre se realizó la audiencia de control de la aprehensión, formalización de la investigación, formulacion de cargos y pedido de medidas de coercion contra Verónica Celeste Guzmán, nueva imputada en la causa en la que se Investiga la muerte de su padre, Carlos Antonio Guzmán, cuyo cuerpo sin vida había sido encontrado en Campo Herrera, el 14 de noviembre pasado, dos días después de que su familia denunciara su desaparición.


La audiencia se celebró en virtud de que la joven de 20 años se había autoincriminando ayer mientras estaba siendo acusado como principal sospechoso del hecho, Leonardo Gonzalo Argañaraz. En esas circunstancias confesó ser quien mandó a matar a su padre, razón por la cual la fiscal Mónica García de Targa había ordenado su aprehensión.

La acusación

Durante el acto procesal, la titular de la Unidad Fiscal de Investigación y Enjuiciamiento de Graves Delitos contra la Integridad Física del Centro Judicial Monteros, relató los hechos que se le atribuyen a la acusada como autora intelectual del homicidio. Sobre este punto consignó que la imputada tenía la manifiesta intención de acabar con la vida de su padre y para cumplir con su cometido se puso de acuerdo con Argañaraz a quien indujo para que este último ejecutara el plan. Según la teoría del caso, el día 12 de noviembre, cerca de las 16.00 horas, el imputado condujo a Guzman hasta el paraje Campo Herrera, del departamento Famaillá, donde le efectuó un disparo con arma de fuego que impactó detrás de la oreja izquierda causandole la muerte en el acto.
La calificación legal endilgadada es de homicidio simple agravado por el uso de armas de fuego en calidad de instigadora.

Evidencias

Para valerse de esa hipótesis, la fiscal detalló las evidencias entre las cuales figuran el intercambio de llamadas telefónicas entre el celular de Argañaraz y el de la joven Guzmán, comunicaciones que se dieron el mismo día de la desaparición de su padre y el día posterior, cuando ya se había consumado el crimen. Por otro lado, la investigadora aportó las declaraciones de testigos que afirman que Celeste Guzmán y Gonzalo Argañaraz tenían una relación sentimental. Por último, se le dio la palabra a la acusada: “todo comenzó cuando mí padre empezó a abusar de mí a los 11 años, abusos que continuaron hasta el día de su muerte. Esa era la única manera de parar todo esto”, afirmó.

Medidas

El último punto tratado en la audiencia fue el requerimiento de prisión preventiva efectuado por el Ministerio Fiscal para la imputada. La fiscal Targa consideró que el plazo de seis meses era el adecuado para avanzar con la incipiente investigación, teniendo en cuenta los riesgos procesales de entorpecimiento de la investigación y de la posible fuga de la mujer. Sobre este punto refirió al hecho de que la familia cuenta con una importante suma de dinero que la víctima había cobrado de una indemnización, razón por la cual la acusada podría contar con medios para evadirse. El juez interviniente hizo lugar al pedido y ordenó el traslado de la imputada al penal de la Banda del Río Salí

Botón volver arriba