11 August, 2022

Radares: ¿Recaudación o seguridad vial?

En esta nota te contamos como saber si el radar que te multó está o no habilitado para hacerlo.

Aunque muchos conductores describan a los radares como un “atrapa bobos”, son un instrumento que “tienen cualidades que los hacen ideales y mucho más efectivos que cualquier otro agente de control, ya que: controlan a un número grande de conductores a la vez, funcionan las 24 horas los 365 días, no se distraen ni son susceptibles de amiguismos, sobornos o coimas. Además, tienen como adicional la objetividad en la medición, que aventaja los errores de los controladores humanos. Pero claro: es fundamental que detrás de una infracción labrada por un radar, venga, y rápido, la ejecución de la sanción, sin que haya perdones ni olvidos por decisiones políticas populistas”.

En el país, los sistemas de fiscalización como radares fijos y móviles que operan en rutas nacionales son autorizados por la ANSV (https://www.argentina.gob.ar/seguridadvial/radares-fijos-y-moviles-autorizados-para-operar-en-rutasnacionales), en tanto, aquellos instalados en rutas provinciales o dentro de ejidos urbanos no interviene en su autorización. La instalación de cada aparato sigue un proceso de análisis, efecto en la seguridad vial, implementación y mantenimiento. Por eso, si un conductor recibe un acta de infracción “existen sitios de la ANSV y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, INTI, donde uno puede consultar por un radar determinado (que está en la multa fotográfica) para saber si en la fecha de la infracción el radar estaba con la certificación correspondiente y de esta forma hacer el reclamo”, comentaron desde el Cesvi.

En general, los conductores sí respetan los radares y en ese tramo donde se ubican los vehículos circulan a una velocidad permitida, “los conductores respetan los radares en la medida que tengan la convicción de que éstos están en funcionamiento y que las sanciones y multas van a llegar y no se va a poder escapar fácilmente de ellas”.

Estudios realizados por el Cesvi respecto de las contradicciones en las señalizaciones viales han indicado que “en muchos casos se colocan señales de 20 km/h en rutas nacionales como única forma de resolver un problema vial, más allá de entender que es imposible que circulen en ese lugar a esa velocidad”.

¿Por qué tantos conductores consideran que no se hace un buen uso de los radares?

“En muchos casos el uso se desvirtúa y genera situaciones de mala fe; por ejemplo, proponer un gradiente de velocidad imposible o que obligue al conductor a generar una maniobra peligrosa de frenado, que no esté informado el valor de velocidad o que se penalice un valor de velocidad que no guarde relación con el riesgo en el lugar”, informaron desde el Cesvi. Para que los conductores estén avisados de que se acercan a un radar, si bien en la actualidad existen diferentes aplicaciones que anuncian vía GPS la cercanía a éstos, “debe tener un cartel de fiscalización y ser claro en la información de velocidad generando en las restricciones una progresión posible. En muchos casos el cartel de velocidad máxima debería estar sobre ambas manos para que sea visto por los conductores que están realizando sobrepasos”, informaron desde el Cesvi. Así, la correcta y progresiva señalización de los radares evitaría que los conductores realicen maniobras bruscas para aminorar la marcha. Según el Cesvi, “es importante que las autoridades no transformen los radares en un elemento de recaudación, ubicados en lugares elegidos adrede donde el conductor es sobre exigido por un cambio brusco de velocidad máxima y, por ende, muy proclive a fallar”. En definitiva, “la finalidad de los radares o cámaras debe ser educar al conductor, obligándolo a cumplir con los máximos de velocidad y así salvar vidas, no recaudar”, explicó el Cesvi. Y concluyó: “Las cámaras y radares deben ser ubicadas en forma aleatoria, de modo que ningún conductor sepa de antemano dónde y cuándo va a ser controlado. Pero en muchos países existe la obligación legal de anunciarlos, con lo cual disminuye su eficacia, que queda limitada al lugar donde está instalado el radar”.

Share
P