Teletrabajo: salud y ausentismo virtual

Por Claudio Decima

¿Cómo impacta en nuestras vidas el teletrabajo?
En este artículo te brindamos algunos consejos para manejar esta nueva modalidad laboral.

A pesar de estar cada uno trabajando desde su casa, igualmente se mantienen los porcentajes de faltas. ¿Es algo que no debería suceder?. No es tan así.


Hasta la llegada de la pandemia el ausentismo virtual no era un problema. Existen muchas situaciones de la vida diaria que provocan el ausentismo en el trabajo: complicaciones de salud, actividades de los hijos, motivos personales, atascos en el tránsito y hasta conflictos
gremiales eran algunas de las motivaciones.

¿Qué sucede ahora, con quienes trabajan desde sus casas?


Ahora los problemas cambiaron. En el mismo espacio físico y de tiempo los profesionales deben atender demandas domésticas, laborales y hasta de las escuelas de sus hijos. Por eso, es frecuente que no se conecten a las reuniones programadas, que estén con la cámara
apagada y no respondan cuando se les pregunta algo o que con asiduidad expresen tener problemas de conectividad.


Para poder superar este problema, hay algunos consejos que se pueden seguir:


1.- Respetar la hora del almuerzo.


Al principio, muchas empresas seguían sosteniendo los ritmos de antes de la pandemia, pero ahora se complicó. Se le puede suspender un almuerzo a un compañero de trabajo, pero no a los hijos. Por eso, muchas compañías empezaron a bloquear el horario de 12 a 14, para dar un
momento familiar a cada uno.


2.- Agendas ligeras.


Aunque al principio era divertido verse por la pantalla, esto empezó a cansar. Muchos colaboradores comenzaron a sentir fatiga de conectarse al zoom u otra aplicación. Por eso, tener consciencia de la agenda de los otros sectores y compañeros, ofrecer reuniones cortas y
efectivas y llegar a las mismas con parte de la solución elaborada.


3.- Vista previa.


Es ideal llegara la reunión con un orden de temas (del más al menos importante), así cada colaborador podrá tener su material ya preparado y no habrá pérdida de tiempo.


4.- Motivar.


Aunque no a todos les guste, si se tienen las cámaras prendidas, los líderes podrán ver mejor
los estados de ánimo de sus equipos. Así, si notan que alguno está decaído, podrán tener encuentros personales con él, escucharlo y hasta armar planes de trabajo que se adapten a sus necesidades.
Por último, a medida que se le otorgue a cada trabajador el equipamiento necesario, serán cada vez menos frecuentes las ausencias por problemas técnicos.

error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar