CULTURAL Y LITERARIA

Un día como hoy nacía Manuel García Ferré, creador de Hijitus y Larguirucho.

El historietista, artistas gráfico, y animador español-argentino se consagró públicamente de la mano de Manuelita.

Artista gráfico, cineasta, historietista y autodidacta Ferré marcó la infancia de varias generaciones de niños argentinos, sobre todo en la década del 60′-70′, a través de sus inocentes caricaturas. 

Nació el 8 de octubre de 1929, y su familia trabajaba en la oficina de telégrafos bajo las órdenes del dictador Primo Rivero, hecho que les costaría el exilio. 

Llego al país en 1947 con el sueño de ser arquitecto. Sus inicios se encuentran en la publicidad aunque su gran amor fue el cine y la animación, admirador de Chaplin y Disney, y se lanzó a ella con “Yo soy feliz”,  un corto protagonizado por un pollito linyera llamado Pi-Pío, y con el fondo de un éxito del momento, “Linyera soy”. Ese mismo año consiguio trabajo en Billiken realizando la versión historieta del pollito.

En su obras se encuentran  bases morales sintetizadas en la frase “yo nunca prometeré lo que no pueda cumplir”, dicha por Pi-Pío, pese a esto aparecen libertades idiomáticas y estilísticas  que estimularán la imaginación de nuevas camadas de dibujantes. También emergen en esta tira Calculín, Ico, Pinchapúa -Pantriste-, Oaky -versión malvada- e Hijitus, “chico importado en observación que desciende de los faraones”. Todos ellos transitarán de Billiken a la revista propia de García Ferré, Anteojito (1964-2001), que toma el nombre del famosísimo personaje que junto a su tío Antifaz protagonizaba su propio programa de televisión en Canal 9. Ambos habían nacido de Producciones García Ferré en 1962, una de las productoras publicitarias exitosas de la década, inventora de los “jingles historietas”,  con más de 800 comerciales animados para importantes marcas, y que gana el Martín Fierro en 1964.

En el año 1967 estrena la primera serie animada argentina «Las aventuras de Hijitus». A partir de allí Largirucho, Pucho, el Profesor Neurus, La Bruja Cachavacha, Boxitracio, por citar solo algunos, pasan a ser parte del imaginario popular y representantes de nuestro país en el mundo. Se aventuró en el mundo del cine a través de Mil intentos y un invento” (1972) pasando por la taquillera “Manuelita” (1999) y “Soledad y Largirucho” (2012).

Murió el 28 de marzo de 2013, a los 83 años de edad luego de una complicación quirúrgica, en una cirugía al corazón.

Toda su obra estuvo plagada de inocencia,  ensueños, giros idiomáticos, color local, alegría, reflexión y esperanza. Ferré supo crear un mundo donde hasta el más malo de los malos podía redimirse con un poco de suerte y algo de oportunidad. Sus personajes supieron encarnar lo mejor de las virtudes humanas, la lucha por la justicia y la bondad, en un mundo en el que los buenos no se quedan de brazos cruzados ante la maldad.

Espero que -mi legado- sirva para ayudar a mostrar que con corazón se pueden muchas cosas, muchas. Que no importan los porrazos. Importa el cariño, creer, contar. Y eso es lo que he elegido creer en esta vida. En mí hay un Quijote en forma de Hijitus, y a veces me revelo contra los molinos de viento.

Ferré
Botón volver arriba
error: Este artículo pertenece al sitio _ww.elfamaillense.com.ar